Portada » Reino animal » Qué comen las palomas, salvajes y domésticas. Aparato digestivo

Qué comen las palomas, salvajes y domésticas. Aparato digestivo

Qué comen las palomas
Andreas Rockstein/CC BY-SA 2.0

Las palomas son un conjunto de aves muy bien conocido en todo el mundo, especialmente porque algunas especies como Columba livia se han establecido prácticamente a nivel global. Su éxito reproductivo y la ocupación de nuevos espacios nos hace preguntarnos qué comen las palomas tanto en sus hábitats naturales, como en los sistemas urbanos en los cuales se establecieron en grandes números.

Las palomas se agrupan dentro del orden Columbiformes y abarcan aproximadamente 300 especies alrededor del mundo. Qué comen las palomas depende en gran medida de la oferta de recursos en los hábitats que ocupan. A pesar de esto, gran parte de las palomas se agrupan como aves granívoras y frugívoras e, incluso algunas especies tropicales, pueden consumir pequeños invertebrados.

La gran mayoría de las palomas son animales que establecen bandadas o grupos numerosos, por lo que es posible verlas desplazándose en grandes grupos en la búsqueda de zonas de alimentación. Otras especies, establecen bandadas mixtas junto con aves con requerimientos alimenticios similares.

El desplazamiento en grupos de una gran variedad de especies de palomas, ha representado a menudo un problema con las zonas de cultivo de cereales, en los cuales son consideradas como plagas debido al gran daño que pueden provocar. Por otro lado, en las ciudades también son consideradas de la misma forma, ya que pueden causar daños incalculables en las edificaciones que utilizan como nido y, además, son capaces de transmitir diversas enfermedades a través de sus excretas.

Aparato digestivo de las palomas

El aparato digestivo de las palomas es muy similar al que podemos encontrar en otras aves que se alimentan de granos. Qué comen las palomas y cómo procesan sus alimentos, son interrogantes frecuentes entre los criadores de estas aves y los estudiosos de las especies silvestres. La naturaleza mayoritariamente granívora de las palomas, ha permitido una serie de adaptaciones en su sistema digestivo.

Una vez que se consumen las semillas y granos de las cuales se alimentan las palomas, estas viajan a través del esófago y son almacenadas temporalmente en el buche. Luego, el alimento sigue su camino hacia el estómago, que consta de dos regiones, una glandular o proventrículo y una región muscular o molleja. En la primera región se segregan un conjunto de proteínas y ácidos para iniciar la degradación de los granos que continúan su camino hacia la molleja.

Ya en la molleja, la cual es gruesa y evidentemente musculosa, los granos son macerados y transformados en una masa homogénea que pasará al intestino, donde se absorberán los componentes necesarios para su nutrición. Es importante mencionar que, como parte del comportamiento alimenticio de las palomas, estas ingieren pequeñas piedrecillas o granos de arenas para facilitar la maceración de los granos que consumen, mediante la acción de la molleja muscular.

El consumo de arenilla y otros materiales también favorece la absorción de nutrientes como el calcio, fósforo y magnesio, así como algunos oligoelementos necesarios para la vida y, además, potencian la absorción y la digestibilidad de los nutrientes contenidos en el grano. La masa homogénea generada en la molleja pasa al intestino donde se absorben la mayoría de los nutrientes.

Al ser el intestino de las aves más corto que el de otros animales como los mamíferos, el paso del alimento por toda su longitud es mucho más rápido. En la primera porción del intestino el alimento recibe una descarga de jugo pancreático, el cual contiene diversas enzimas proteolíticas, amilolíticas y lipolíticas, así como bilis del hígado para el procesamiento de las grasas contenidas en el grano.

Qué comen las palomas silvestres

Las palomas silvestres consumen básicamente semillas y frutos con alto contenido de nutrientes que les permiten desenvolverse de manera adecuada. En su área de distribución natural los recursos que más consumen son semillas provenientes de pastizales. Otros estudios que se han llevado a cabo para determinar qué comen las palomas, han expuesto la dieta de algunas especies como Columba palumbus.

Estas palomas habitan ecosistemas boscosos de Argelia y se alimentan principalmente de frutas, aunque la proporción de los alimentos varía de acuerdo a las estaciones y, por tanto, la disponibilidad de los recursos. De esta manera, durante el otoño e invierno, la dieta de estas aves se compone de frutos de Pistacia lentiscus (lentisco) y Quercus suber (alcornoque). Por otro lado, durante la primavera estas palomas prefieren consumir frutos de Olea spp. (aceitunas) y Pinus halapensis (pino carrasco). En verano los cereales representan los principales componentes de la dieta de C. palumbus.

Como se evidencia en diversas investigaciones, la respuesta a qué comen las palomas depende de la estacionalidad y disponibilidad de diversos recursos, así como de las especies y su distribución. Estas aves se consideran bastante adaptables a distintas condiciones, pues son capaces de alimentarse de recursos alimenticios con alto contenido calórico, que suelen ser ignoradas por otras especies que consumen semillas.

Por otra parte, la amplia distribución e importancia de especies como Columba livia han permitido que se lleven a cabo investigaciones para conocer qué comen las palomas de este grupo en las diferentes regiones que ocupa. En muchas regiones del mundo, las poblaciones silvestres de estas aves se alimentan principalmente de legumbres y maíz. Adicionalmente, pueden alimentarse de otros recursos como cebada, maíz de centeno, habas, moras negras, lombrices, babosa y caracoles.

Qué comen las palomas juveniles y crías

Para determinar qué comen las palomas, es necesario tomar en cuenta su etapa de vida, pues en estos animales existe un cambio en la dieta entre pichones y adultos. A diferencia de otras aves, las palomas no alimentan a sus polluelos recién nacidos con alimentos regurgitados, sino que producen una sustancia nutritiva, conocida como leche de buche.

Esta sustancia es producida en la porción proximal del buche, donde las células epiteliales se agrupan y conforman este alimento. La leche de buche se compone principalmente de proteínas, lípidos y componentes que promueven un correcto desarrollo del sistema inmune. Dicha secreción representa la única fuente de alimento de los pichones de palomas durante sus primeros días de vida. La producción de este alimento es inducida por la acción de la hormona prolactina y el aminoácido metionina, que es el principal promotor de las proteínas que componen la leche de buche.

La leche de buche es producida generalmente por ambos sexos y, representa el componente principal de lo que comen las palomas durante sus primeras 3 semanas de vida. Alrededor del cuarto día de edad, los polluelos comienzan a consumir algunas semillas proveídas por los adultos, las cuales obtienen al provocar la regurgitación cuando introducen sus picos en la boca de sus padres.

Alimentación de las palomas domésticas y de zonas urbanas

Qué comen las palomas domésticas y en zonas urbanas, depende en gran medida de la intervención humana. Las palomas que hacen vida en las grandes ciudades se alimentan básicamente de recursos de origen humano como desperdicios y migas. Además, existen zonas de alimentación en las cuales se les provee a estas aves de granos de arroz o maíz como una forma de interactuar con estos animales en áreas de esparcimiento público.

Responder qué comen las palomas en las zonas urbanas resulta sencillo, pues estas aves pueden aprovechar muy eficientemente la gran cantidad de proteínas que existe en los alimentos del hombre. Además, debido a la gran disponibilidad de alimento en las grandes ciudades, las palomas urbanas son capaces de reproducirse durante todo el año.

Por otro lado, resulta importante conocer qué comen las palomas criadas en cautiverio. Bajo estas condiciones existe un sin numero de razas de palomas que son alimentadas con esmero, para garantizar que los ejemplares estén en óptimas condiciones. Entre las variedades más llamativas están las palomas mensajeras. En la colombicultura o cría de palomas, el criador puede alimentar a las palomas con una serie de productos comerciales diseñados exclusivamente para estas aves.

Es posible que algunos criadores alimenten a sus palomas con alimentos naturales similares a los que pueden conseguir en la naturaleza, entre los que se encuentran frutas variadas, semillas con alto porcentaje de humedad, partes vegetales, productos lácteos como el yogurt y trozos de huevos, para la incorporación de calcio. Adicionalmente, se les puede proveer de productos vitaminados y fuentes de calcio como la cáscara de huevo, que se mezclan con el alimento para garantizar la incorporación de nutrientes beneficiosos.

Tanto en los pichones como en los adultos, las proteínas tienen un papel determinante en la actividad inmunológica de estos animales. Es por ello que para mantener un buen estado de salud, es importante estudiar qué comen las palomas. Algunas investigaciones estipulan que las dietas con baja proporción de proteínas pueden mantener la masa corporal y nutrición de las palomas.

Sin embargo, al no consumir suficiente proporción de proteínas, muchas funciones del sistema inmune como la fagocitosis y la proliferación de linfocitos disminuye drásticamente. Esto provoca la proliferación de diversos patógenos como bacterias y parásitos intestinales, que afectan gravemente la salud de estos animales.

Te sugiero también este enlace sobre: la alimentación de los periquitos

Ficha sobre qué comen las palomas

Referencias

  1. Chen, M. J., Pan, N. X., Wang, X. Q., Yan, H. C., & Gao, C. Q. (2020).
  2. Dilks, P. J. (1975).
  3. Kaouachi, A., Menaa, M., Rebbah, A. C., & Maazi, M. C. (2020).
  4. Mabuchi, Y., & Frankel, T. L. (2016).
  5. Ó hUallachain, D., & Dunne, J. (2013).
  6. Spennemann, D. H., & Watson, M. J. (2017).