Portada » Reino animal » ¿Qué comen las mariposas? También las orugas

¿Qué comen las mariposas? También las orugas

Qué comen las mariposas, esquema o resumen

Las mariposas se incluyen dentro del orden Lepidoptera, uno de los órdenes megadiversos incluidos dentro de los insectos. Los lepidópteros incluyen más de 165000 especies, distribuidas en todo el mundo. Son tan diversas que en muchas ocasiones cabe preguntamos ¿qué comen las mariposas?, si existe tal riqueza de especies. Algunas estimaciones hechas por especialistas en el grupo, señalan la existencia de más de 255000 especies, lo que indica que aún existen muchas especies por descubrir y estudiar.

En general, siempre asociamos a estos insectos como animales diurnos, que poseen colores llamativos y que se alimentan de néctar, ya que muchas de ellas son visitantes florales. Sin embargo, la dieta de las mariposas va mucho más allá de ser visitantes florales y participar en procesos tan importantes como la polinización, por lo que responder a preguntas como qué comen las mariposas resulta importante para entender su biología.

Si bien la mayoría de las larvas consumen material vegetal en sus distintas formas, de manera voraz, los ejemplares adultos pueden aprovechar diversas fuentes de recursos, dependiendo de su identidad taxonómica. Muchos lepidópteros, una vez que emergen de la pupa, solo concentran su energía en las actividades de reproducción, sin probar en ningún momento alguna fuente de alimento para obtener energía. Debido a esto, las piezas bucales se encuentran reducidas secundariamente y es difícil para muchos explicar qué comen estas mariposas.

Los lepidópteros son tan importantes en algunas regiones templadas del planeta que pueden sustituir, junto con varios grupos de himenópteros, el papel que tienen animales como los colibríes en el proceso de polinización.

Morfología para la alimentación

Los lepidópteros adultos se caracterizan típicamente por la presencia de dos pares de alas membranosas, las cuales están cubiertas parcial o totalmente por escamas superpuestas, lo cual le otorga el nombre a este grupo de insectos. Además, la mayoría de las especies se caracteriza por poseer un aparato bucal modificado muy característico, conocido como espiritrompa o aparato bucal chupador de sifón, que nos indica en cierta forma qué comen las mariposas.

Este aparato bucal propio de las mariposas, se trata de una probóscide o espiritrompa enrollada en forma de espiral, que es la principal estructura con la que obtienen alimentos. Qué comen las mariposas dependerá en muchos casos de la longitud de la espiritrompa.

Esta estructura espiralada y móvil se compone por un par de piezas bucales conocidas como galeas, que hacen parte de las maxilas. Las galeas forman entre sí un conducto alimenticio central muy especializado. Otras piezas bucales como el labro y los palpos maxilares son rudimentarias o se encuentran reducidos. Las mandíbulas están completamente ausentes en la mayoría de los grupos, excepto en unos pocos lepidópteros primitivos en los que destaca la ausencia de espiritrompa. El labio está representado por un par de palpos trisegmentados, cubiertos de pelos o de escamas. Los palpos se caracterizan por la presencia de una estructura conocida como órgano de vom Rath, la cual consiste en una invaginación con funciones quimiorreceptoras.

Las orugas de los lepidópteros poseen fuertes mandíbulas, por lo cual cumplen papeles fundamentalmente diferentes a los de los adultos en la naturaleza. Las orugas pueden masticar una gran cantidad de recursos de origen vegetal, incluyendo alimentos duros almacenados como las semillas.

Alimentación de las orugas

Para comprender bien qué comen las mariposas (orden Lepidoptera), es necesario mencionar la gran cantidad de recursos que consumen sus formas larvales u orugas. Como hemos mencionado, salvo algunas pocas excepciones, las orugas son herbívoras o fitófagas. Muchas especies están asociadas a una planta hospedera exclusiva, siendo las orugas de estas especies monofágicas.

Algunos ejemplos de este tipo de alimentación específica son las mariposas diurnas del género Heliconius, cuyas plantas hospederas son generalmente del género Passiflora. Otras especies de mariposas cuyas larvas fueron domesticadas por el hombre para la producción de seda, como la mariposa de la seda Bombyx mori (familia Bombycidae), se alimentan de manera exclusiva de hojas de moreras del género Morus, especialmente Morus alba, la cual es cultivada para la cría de orugas de esta especie. Para lograr este tipo de aprovechamiento, inicialmente fue necesario determinar qué comen las mariposas con orugas productoras de seda, para poder criarlas con éxito de manera artesanal.

Por otro lado, si dentro de lo que comen las mariposas se encuentran plantas estrechamente relacionadas, que son aprovechadas por las orugas de una determinada especie, se trata entonces de una especie de lepidóptera oligofágica. Otras orugas se alimentan del follaje, flores y frutos de más de un hospedador, constituyendo entonces especies polífagas generalistas.

Algunas de estas orugas polífagas como Grammia geneura, una consumidora generalista de plantas tóxicas, pueden variar la composición del alimento para adquirir resistencia ante los organismos parasitoides. De esta manera, logran evadirlos para alcanzar el estado adulto y reproducirse. Al variar la calidad del alimento, la tasa de crecimiento de esta especie puede ralentizarse, sin embargo, el sacrificio de una dieta más nutritiva garantiza el éxito de supervivencia.

Muchos de los compuestos tóxicos adquiridos por las orugas, a partir de los alimentos consumidos, son secuestrados e incorporados a sus pelos urticantes, constituyendo un método de defensa para evitar el consumo por parte de invertebrados y vertebrados. Otras especies como Danaus plexippus, también acumulan sustancias tóxicas provenientes del algodoncillo, Asclepias spp., como un método de defensa contra animales carnívoros como las aves.

En general, los insectos herbívoros maximizan la ingesta de alimentos de calidad, por lo cual, siempre andan en la búsqueda de recursos con el mayor contenido de nutrientes esenciales, para equilibrar su dieta y mantener un crecimiento y sistema inmunitario óptimos. Existen casos en los cuales, la variación estacional de la dieta de la oruga provoca polimorfismos en el desarrollo de la misma, siendo estos polimorfismos una respuesta a los compuestos defensivos presentes en los hospederos de los cuales se alimentan. Las orugas de la especie Nemoria arizonaria, durante la primavera, se convierten en imitadoras de los amentos de los robles, mientras que las orugas que se crían en verano imitan las ramitas delgadas del mismo hospedero.

Orugas carnívoras

Las orugas de varias especies de las familias Noctuidae, Geometridae, Pyralidae, Psychidae y Tineidae han desarrollado hábitos carnívoros o saprófagos, siendo depredadores muy efectivos de algunos isópodos y otros invertebrados. Por ejemplo, los representantes de la familia Geometridae, presentes en las islas Hawaianas (Eupithecia spp.), no consumen hojas y partes de flores como lo hace una gran proporción de las especies de esta familia. En vez de esto, se posicionan cerca de los bordes de las hojas en arbustos, así capturan insectos que se encuentran cerca, o entran en contacto con su cuerpo de manera muy rápida. Para ello cuentan con patas más alargadas. En estos ecosistemas parecen ser sustitutas de las mantis religiosas y otros insectos raptores.

Por otro lado, varias especies de orugas están adaptadas al consumo de productos secos, entre los que se incluyen semillas y otros productos almacenados. Algunas orugas también son capaces de procesar productos textiles. Entre las especies más conocidas se encuentran Ephestia kuehniella, Plodia interpunctella (familia Pyralidae) y Sitotroga cerealella (familia Gelechiidae) que son importantes plagas de los granos almacenados.

¿Qué comen las mariposas adultas?

Para dar respuesta a qué comen las mariposas adultas, podemos mencionar una gran cantidad de recursos, pues las mariposas adultas se caracterizan por tener un mayor desplazamiento y debido a esto pueden acceder a más fuentes de alimento.

Excluyendo a los miembros más primitivos del grupo, los recursos que comen las mariposas no son extraños para la mayoría de las personas. En general, los alimentos se limitan a la ingestión de fluidos ricos en azúcares, por ejemplo el néctar, jugos de frutas en descomposición y otros residuos líquidos orgánicos.

Además, algunas especies, como las representantes del género Heliconius, pueden complementar su dieta a base de néctar, consumiendo polen, lo cual es un comportamiento único entre las mariposas. Al consumir polen, lo que supone una innovación conductual, se ha desencadenado una cascada de cambios adaptativos en una gran variedad de rasgos en estas mariposas. El polen es recolectado de diferentes flores y se acumula como una masa agrupada en la probóscide. Esta masa es mezclada con saliva y es digerida externamente, de esta manera, se liberan un conjunto de aminoácidos que son succionados por la espiritrompa.

Muchas tienen un buen sentido del olfato y se ven fuertemente atraídas hacia frutos en descomposición, a partir de los cuales succionan líquidos ricos en carbohidratos, además de otros compuestos no disponibles en el néctar.

Por otro lado, un diverso grupo se ve atraído hacia la carroña, pero, ¿qué comen las mariposas de este grupo? A partir de la carroña extraen micronutrientes esenciales como el nitrógeno, para sostener el vuelo rápido y la musculatura asociada al mismo. Muchas mariposas de la familia Nymphalidae, Papilionidae y Pieridae son observadas extrayendo minerales en depósitos de arcilla e incluso de heces fecales y orina. Este comportamiento está muy asociado a los ejemplares machos, además, el consumo de los nutrientes presentes en estos recursos, especialmente el sodio o el fosfato de calcio, puede mejorar ampliamente su éxito reproductivo. Los machos de varias especies de mariposas, pueden realizar obsequios a la hembra durante el acto reproductivo, los cuales incorporan y trasmiten a través de espermatóforos complejos.

Algunas polillas adultas como Xanthopan morganii praedicta están altamente especializadas en la polinización de Angraecum sesquipedale, una orquídea epífita que posee un espolón que supera los 30 cm de largo, y en cuyo fondo se encuentra una gran recompensa de néctar. Esta relación es uno de los ejemplos de coevolución más ilustrativos, ya que la polilla mencionada posee una espiritrompa con la longitud suficiente para extraer el néctar y, al mismo tiempo, inducir la polinización.

También cabe preguntarse qué comen las mariposas más primitivas que viven en la actualidad. Un poco más de 100 especies de mariposas primitivas se incluyen dentro de la familia Micropterigidae, se caracterizan por poseer mandíbulas funcionales y por alimentarse básicamente de polen y otras partes florales. Al poseer mandíbulas bien desarrollada,s estos lepidópteros se posan sobre las flores para masticar polen que es su principal recurso alimenticio.

En la actualidad, y a pesar de la gran cantidad de estudios sobre muchas especies, tanto en orugas como en ejemplare adultos, qué comen las mariposas de muchas especies sigue siendo una interrogante.

Te sugiero que también visites este tema: Qué comen las estrellas de mar

Referencias

  1. Beck, J., MuÈhlenberg, E., & Fiedler, K. (1999).
  2. García-Barros, E., Romo, H., i Monteys, V. S., Munguira, M. L., Baixeras, J., Moreno, A. V., & García, J. L. Y. (2015).
  3. Greene, E. (1989).
  4. Hickman, C. P, Roberts, L. S., Keen, S. L., Larson, A., I´Anson, H. & Eisenhour, D. J. (2008).
  5. Lee, K. P., Cory, J. S., Wilson, K., Raubenheimer, D., & Simpson, S. J. (2006).
  6. Montgomery, S. L. (1983).
  7. Singer, M. S., Carriere, Y., Theuring, C., & Hartmann, T. (2004).
  8. WASSERTHAL, L. T. (2011).
  9. Young, F. J., & Montgomery, S. H. (2020).