Portada » Reino animal » Qué comen las gambas, en su hábitat natural y en acuarios

Qué comen las gambas, en su hábitat natural y en acuarios

Qué comen las gambas

Las gambas representan animales de gran uso en los acuarios, no solo por su vistosidad, sino que además son frecuentemente criadas para usarse en la gastronomía, por lo que existe gran interés sobre los diversos aspectos ecológicos de estos animales, lo cual nos lleva a preguntarnos qué comen las gambas, cuánto alimento se les debe suministrar y cómo debe ser su cuidado general.

Las gambas son un grupo de crustáceos pertenecientes al infraorden Caridea, conocidos también como carídeos, esquilas o camarones. Al igual que otros crustáceos decápodos, por ejemplo los langostinos, langostas y cangrejos, presentan gran interés en la vida del hombre tanto por su uso en diversas dietas como por su empleo en acuarios.

Aunque las gambas suelen ser frecuentemente confundidas con los langostinos, estos representan otro grupo de crustáceos, que generalmente son de mayor tamaño. Además, las gambas carecen de los surcos laterales del caparazón que presentan los langostinos. Se estima que existen alrededor de 4000 especies de carídeos, de las cuales menos de 3000 han sido descritas.

Estos animales se distribuyen ampliamente en mares, océanos y cuerpos de aguas dulces en todo el mundo, aunque son muy escasas o ausentes en las regiones polares. Dichos crustáceos tienden a preferir aguas oxigenadas. Las gambas suelen encontrarse en aguas poco profundas y la mayoría de especies son consideradas como animales bentónicos, pues habitan el fondo de océanos y aguas costeras. Sin embargo, algunas especies pueden permanecer durante algunas etapas de su vida en la columna vertical de agua, por lo que pueden considerarse como pelágicas.

Los carídeos habitan una increíble variedad de ambientes acuáticos, en un rango de temperaturas de entre -2 °C hasta casi 30 °C y en profundidades de hasta 5800 metros. Debido a esta sorprendente variación de hábitats es común preguntarse, qué comen las gambas y si su dieta varía considerablemente entre especies.

¿Qué comen las gambas en su hábitat natural?

Para mantener animales acuáticos en cautiverio, es importante conocer muchos aspectos de su historia de vida. Es por ello que resulta tan importante estudiar qué comen las gambas en su hábitat natural, de manera que se puedan recrear las condiciones para mantener adecuadamente a estos animales en los acuarios.

En general, las gambas o carídeos se consideran animales omnívoros y en la mayoría de los casos oportunistas. Estos animales se alimentan de una gran variedad de materia orgánica en descomposición, como restos de materia vegetal, restos de animales y carroña. Asimismo, las gambas pueden consumir algas y crustáceos microscópicos. Muchas especies son capaces de alimentarse de crustáceos que parasitan especies de peces y otros vertebrados marinos.

Es por ello que son considerados como limpiadores, que se asocian a otros animales para despojarlos de parásitos. Es común encontrar gambas limpiadoras, sobre la piel y escamas de peces, incluso en su boca o entre sus agallas.

Gambas con hábitos especialistas

Muchas especies de carídeos muestran hábitos alimenticios más específicos. Algunos estudios sobre la dieta de estos animales han contribuido a entender qué comen las gambas y cómo seleccionan sus ítems alimenticios. De esta manera se ha determinado que especies como Eualus gaimardii prefieren copépodos y anfípodos, además de que estos animales tienen un hábito alimenticio principalmente pelágico. Asimismo, la especie Lebbeus polaris presenta hábitos más epibentónicos, pues se alimentan frecuentemente en las proximidades del fondo marino. Esta especie consume principalmente hidrozoos y anfípodos.

La especie Spirontocaris spinus muestra preferencias sobre foraminíferos e hidrozoos, los cuales representan más del 80% de sus dietas. Otras especies como Sclerocrangon boreas pueden alimentarse de una manera más generalista.

En estos animales, la dieta se encuentra determinada por algunos aspectos como la segregación sexual y la distribución de organismos en la columna de agua. Es por ello que resulta tan interesante conocer qué comen las gambas y cómo estas afectan el equilibrio trófico de una determinada región.

En algunas especies como S. boreas, los machos y las hembras muestran dietas ligeramente distintas. Las hembras se alimentan principalmente de organismos juveniles que se encuentran en la columna de agua, mientras que los machos prefieren alimentarse de organismos bentónicos. En muchas otras especies, se ha determinado que los cambios en la fauna a diversas profundidades, tienen un papel importante sobre qué comen las gambas.

Otras especies como Nauticaris marionis, se especializan en presas bentónicas como gasterópodos y anfípodos, además de detritus. En estas gambas se ha registrado canibalismo por parte de las hembras, quienes suelen consumir individuos juveniles o más pequeños que ellas.

¿Qué comen las gambas en los acuarios?

Para mantener exitosamente carídeos en acuarios, es necesario conocer qué comen las gambas y cuál es la forma ideal de suministrarles el alimento. Es importante recordar que estos animales son omnívoros, así que pueden consumir básicamente cualquier alimento que se les ofrezca.

Sin embargo, es relevante mantener un equilibrio y monitorear que el alimento no cause una disminución del desarrollo y salud de estos animales. Actualmente, existen muchas opciones de alimentos comerciales para gambas, que vienen en diferentes presentaciones, dependiendo de la etapa en que se encuentren los animales.

La respuesta a qué comen las gambas en los acuarios depende de algunas características de este espacio como el sustrato y ecosistema formado. Asimismo, si en el acuario se mantiene un gran número de carídeos, además de otros animales acuáticos, la alimentación de las gambas puede variar.

En un acuario donde exista una buena proporción de plantas acuáticas, además de peces y otros organismos, no es necesario proporcionar gran cantidad de alimentos a las gambas. Esto se debe a que dichos crustáceos se alimentan casi totalmente de los restos de comida y desechos orgánicos producidos por los demás seres vivos del ecosistema.

Algunos criadores recomiendan ofrecer una dieta mixta entre alimento comercial específico para gambas, además de algunos ítems naturales, como hojas y vegetales secos. Entre los alimentos que pueden ofrecerse se encuentran rodajas de calabaza y zucchini (calabacín) deshidratados y hojas secas de castaño, almendro indio, manzano, pera, zarzamora, entre otras. En algunas ocasiones, se les puede proporcionar alimento para peces, pero hay que monitorear con frecuencia si consumen dicho alimento y, de no ser así, se debe retirar.

Alimentación en estado juvenil

Para conocer qué comen las gambas, se debe tener en cuenta algunos aspectos como su estadío de vida. Las crías de gamba suelen ser menos móviles que los individuos adultos, por lo cual suelen alimentarse preferiblemente de organismos epibentónicos. Existen diversas opciones de alimento preparado, específico para crías de gambas. Este se caracteriza por ser de fácil movilidad en el agua, además de ser muy digerible y aportar calcio y quitina, esenciales para el desarrollo correcto del exoesqueleto.

Sin embargo, algunos estudios han demostrado que ciertas especies como Macrobrachium rosenbergii y Palaemon elegans, presentan un desarrollo más rápido y mayor supervivencia, al mantener dietas basadas en larvas de Artemia salina, en comparación con dietas granuladas o encapsuladas. Esto parece deberse a que las gambas en estado larval presentan una menor actividad enzimática y un desarrollo incompleto del sistema digestivo, que evita que estos animales puedan digerir correctamente el alimento comercial.

Cuánto alimento se les debe proporcionar

Además de conocer qué comen las gambas, es importante también saber cuánto alimento se les debe proporcionar. La cantidad de alimento ofrecido, depende del número de individuos y del tipo de alimento que consuman. En caso de proporcionar hojas y vegetales deshidratados, estos deben permanecer entre una y dos semanas en el acuario, lo cual garantiza que estas se descompongan parcialmente y puedan ser más fácilmente digeribles por los carídeos.

En el caso de ofrecer alimento comercial, es importante consultar cuáles son las cantidades recomendadas por la marca, con base en las condiciones específicas del acuario. La recomendación general es observar con detenimiento la cantidad de alimento que verdaderamente es consumido y al cabo de tres a cuatro horas de haber ofrecido el alimento, retirar el sobrante.

En general, se conoce que las gambas consumen una cantidad relativamente baja de alimento al día. En algunas especies como Nauticaris marionis, la ración diaria de alimento consumido es del equivalente al 10% del peso seco total del cuerpo de los machos y el 5% del peso de las hembras. Los machos de esta especie de gambas son más pequeños que las hembras, pues la longitud de su caparazón no supera los 7 mm, mientras que en las hembras alcanzan frecuentemente medidas mayores a los 7 mm.

Resulta muy importante no dejar restos de alimento en el acuario, pues un proceso excesivo de descomposición podría provocar un desbalance en la concentración de sales y nitrógeno del agua. Esto puede provocar un crecimiento excesivo de microorganismos, que pueden ser perjudiciales para las gambas y cualquier otro animal que se mantenga en el acuario.

Te sugiero también este tema sobre: alimentación de los caracoles

Ficha ilustrativa sobre qué comen las gambas

Referencias

  1. Birkely, S. R., & Gulliksen, B. (2003).
  2. Kumlu, M., & Jones, D. A. (1995).
  3. Sandifer, P. A. (1972).
  4. Sousa, L., & Petriella, A. M. (2006).
  5. Vumazonke, L. U., Pakhomov, E. A., Froneman, P. W., & McQuaid, C. D. (2003).