Portada » Reino animal » Alimentación del hipopótamo, Hippopotamus amphibius y Choeropsis liberiensis

Alimentación del hipopótamo, Hippopotamus amphibius y Choeropsis liberiensis

Alimentación del hipopótamo

Uno de los animales más llamativos e impresionantes del continente africano es el hipopótamo. Pertenecientes al amplio y diverso grupo de los mamíferos placentarios, los hipopótamos se encuentran representados por dos especies: el hipopótamo común (Hippopotamus amphibius) y el hipopótamo pigmeo (Choeropsis liberiensis), ambos se encuentran clasificados en una misma familia del orden de los artiodáctilos (Orden Artiodactyla, Familia Hippopotamidae). La alimentación del hipopótamo es completamente a base de hierbas, con algunas excepciones documentadas, así que se le cataloga como un animal herbívoro y junto a otros mamíferos como el elefante africano, el rinoceronte y la jirafa, se encuentran entre los herbívoros de mayor tamaño en el mundo.

¿Cómo son los hipopótamos?

De gran tamaño y con una contextura robusta, el hipopótamo común (Hippopotamus amphibius) cuenta con un cuerpo enorme en comparación con sus cortas patas; pueden alcanzar una longitud cabeza-cola entre los 2,8 m a los 5,1 m y una altura de 1,3 a 1,7 m, su peso ronda entre los 1.000 a 4.500 Kg, aunque las hembras suelen ser menos pesadas que los machos. Su cabeza es de gran tamaño, con pequeñas orejas redondeadas y ojos saltones ubicados en la parte posterior de la cabeza. Su hocico es grande y ancho con grandes colmillos; mucho de los accidentes con animales salvajes en África se encuentran asociados a la mordedura del hipopótamo, que en hembras se ha medido en unos 8.100 N.

Los hipopótamos pigmeos conservan la misma forma corporal que el hipopótamo común; no obstante, sus tallas son mucho menores, pueden llegar a medir 75 a 85 cm de alto mientras que alcanzan una longitud de 1,50 a 1,80 m desde la cabeza a la cola.

Mucho de los accidentes ocasionados por los hipopótamos común se debe a sus personalidades agresivas, suelen ser territoriales y hostiles. Habitan cuerpos de aguas profundos y permanentes, como ríos, lagos y lagunas, cuyas áreas adyacentes se encuentren pastizales o matorrales. Por lo cual, suele observarse enfrentamientos con cocodrilos, los cuales, también ocupan este mismo tipo de hábitats, y pueden llegar a atacar a pequeñas embarcaciones que circulen en sus territorios.

Los hipopótamos pueden formar grupos de hasta 150 individuos, pero por lo general se pueden encontrar son grupos de 10 a 15 individuos, siendo los machos los que tienden a ser agresivos cuando defienden su territorio de otros animales. En cambio, las hembras solo demuestran ser agresivas cuando intentan proteger a sus crías.

Se trata de un animal que se encuentra en el continente africano, se distribuye por los grandes ríos y lagos del África subsahariana y en África austral. Sin embargo, en el pasado, se encontraban en el Norte de África e incluso en el sur de Europa. No obstante, existe una población en Sudamérica, exactamente en el río Magdalena de Colombia, donde habitan una población de unos 60 hipopótamos, que son considerados una especie invasora y que provienen de aquellos especímenes que adquirió el narcotraficante Pablo Escobar. En México, también podemos encontrar una pequeña población, la cual fue introducida para aprovechamiento y se encuentra controlada.

Como ya mencionamos, la alimentación del hipopótamo es esencialmente herbívora; presentan un metabolismo bajo, lo que les permite poder almacenar una gran cantidad de grasa y alcanzar el peso anteriormente señalado. A continuación, vamos a conocer un poco mejor como funciona sus sistemas digestivos y cómo es la alimentación del hipopótamo tanto en la naturaleza como en cautiverio.

Sistema digestivo y proceso de digestión

Para comprender como es el proceso de alimentación del hipopótamo común, es necesario conocer su sistema digestivo. Los hipopótamos son herbívoros, se alimentan preferiblemente de pasto corto, hojas y raíces; las cuales, agarran por medio de sus labios y arrancan con un movimiento lateral de sus cabezas. Cuentan con grandes dientes y molares para poder masticar la materia vegetal, este primer paso da comienzo al proceso de digestión.

El bolo alimenticio es transportado de la boca al esófago y seguidamente al estómago. Los hipopótamos cuentan con un estomago agrandado y compartimentado, en donde se pueden encontrar protozoos ciliados que permitan llevar a cabo la fermentación de la materia vegetal. Los ciliados en los estómagos de los hipopótamos se encuentran representado por cuatro familias: Buestschliidae (Blepharozoum binucleatur y Cucubella vivax), Plagiopylidae (Paraplagioplyla kiboko), Paraisotrichidae (Paraisotricha minuta) y Blepharocorythidae (Charonina hippotomi), estas tres familias pertenecientes al Orden Trichostomatidae. También contiene grandes concentraciones de ácidos grasos volátiles, también relacionados con la digestión fermentativa.

El estómago está conformado por cinco cámaras principales: el vestíbulo, el divertículo izquierdo (saco ciego parietal), el divertículo derecho (saco ciego visceral), la cámara media u horizontal y finalmente la cámara posterior o cámara glandular. Tanto el divertículo izquierdo y la cámara media, cuenta con tabiques que los dividen parcialmente. Las primeras tres cámaras del estómago se encuentran revestidas con grandes papilas y que van disminuyendo su tamaño hacia el final de la cámara media. La ultima cámara cuenta con una cubierta lisa y mucosa. El bolo alimenticio entra al estómago por el gran divertículo, se desplaza hacia la cámara media hasta que termina en la cámara posterior. Se considera que el origen evolutivo del estómago de los hipopótamos se relaciona con el de los rumiantes.

Para concluir este apartado asociado a la alimentación del hipopótamo, es interesante destacar que estos animales no tienen ciego y sus intestinos, delgado y grueso, son similares. La digestión ocurre casi en su totalidad en el estómago, en los intestinos se termina de absorber el agua y algunos nutrientes que no fueron absorbidos durante la digestión. En comparación con los rumiantes, el bolo alimenticio puede permanecer por mucho tiempo en el sistema digestivo de estos animales, lo cual, está relacionado con la eficiencia de la digestión.

Alimentación del Hipopótamo en la naturaleza

En la mayor parte del día los hipopótamos se encuentran en los cuerpos de agua donde habitan, normalmente en reposo junto a la mayor parte de su grupo; no es hasta la noche cuando estos enormes animales se desplazan hacia la tierra para alimentarse de los pastos africanos, en especial hierbas cortas. Pueden pastar durante unas cinco a seis horas por la noche, caminar hasta 8 kg de distancia en busca de los pastos y son capaces de comer aproximadamente el 5% de su peso. Debido a sus hábitos de pastoreo, cuando los grupos son muy numerosos pueden llegar a causar sobrepastoreo y erosión del suelo, y en el caso de la población de hipopótamos colombianos afectan las vegetaciones típicas de la zona.

Es preciso destacar en cuanto a la alimentación del hipopótamo que su dieta se basa especialmente en algunas gramíneas de las especies: Brathiaria eminni, B. decumbens, Cynodon dactylon, Heteropoongo contortiis y Panicum maximun, siendo mínimo del consumo de vegetación acuáticas. También se ha reportado el consumo de carroña e incluso se han registrado y documentado casos de canibalismo; sin embargo, el sistema digestivo de los hipopótamos está adaptado para una alimentación exclusivamente herbívora.

Alimentación del hipopótamo en cautiverio

En un trabajo de Del Agula, O. (2007), se propone que la alimentación del hipopótamo en cautiverio debería estar conformada por cebada, celulosa, harina de soja, alfalfa y paja proveniente de cereales, así como un complemento vitamínico. En este mismo trabajo aconsejan que las raciones sean suministradas durante la tarde, ya que en libertad los hipopótamos se alimentan durante la noche.

Alimentación del hipopótamo pigmeo

Los hábitos de alimentación del hipopótamo pigmeo son muy similares al del hipopótamo común, al igual que este prefiere alimentarse en horas de la tarde-noche; siendo este el momento en el que migran a tierra, aprovechando los senderos que han abierto otros animales hasta alcanzar los matorrales. Durante el día estos animales se caracterizan por mantenerse en reposo, son poco activos, siendo esta una estrategia para poder almacenar un mayor porcentaje de grasas. Los hipopótamos pigmeos pueden dedicarle entre 5 a 6 horas diarias para su alimentación, mientras se alimentan pueden ir dejando un rastro de estiércol.

Sus principales fuentes de alimento son plantas dicotiledóneas, hojas, frutos caídos, raíces y tubérculos, también se alimentan de helechos. Aunque son generalista, prefieren las plantas terrestres que la vegetación acuática, así que se alimentan en menor cantidad de esta. En raras ocasiones se les observa alimentándose de hierbas, dado que es muy extraño encontrarlas en los bosques que son sus hábitats naturales.

En cautiverio, el tipo de alimentación del hipopótamo pigmeo puede llevar a que los ejemplares sufran de obesidad, alcanzando pesos de entre 160 a 260 Kg; aunque no se tienen noción de los pesos en animales salvajes, se puede apreciar por medio de cámaras trampas como los cuerpos se modifican por el sobrepeso. Esto se debe a que en los zoológicos o establecimientos donde residan, se les alimenta con preparados proteicos y fibra, así como frutos comerciales. Si la ingesta de estos alimentos supera sus estados de actividad, estos ejemplares tienden a aumentar de peso.

Bibliografía

  • Arman, P. y Field, C.R. 1973.
  • Del Agula, O. 2007.
  • Taylor, L. et al. 2013.
  • Thurston, J. y Grain, J. 1971.