Portada » Reino animal » Alimentación de la iguana, qué come en su hábitat natural y en cautiverio

Alimentación de la iguana, qué come en su hábitat natural y en cautiverio

Imagen seleccionada para la alimentación de la iguana
supermatros/sp.depositphotos.com

La iguana es un reptil de la familia Iguanidae oriundo de Centro y Suramérica y del Caribe. La alimentación de la iguana es herbívora, con base principalmente en hojas y brotes tiernos y eventualmente frutos.

Existen dos especies de iguana muy similares entre sí, la iguana verde y la iguana del Caribe. La primera de estas es la más conocida, de mayor distribución y cultivada en algunas localidades.

¿Cómo identificar a una iguana?

La iguana es un reptil que puede alcanzar los 2 metros de longitud, aunque generalmente no sobrepasa los 1,5 metros, de los cuales más de la mitad corresponden a la cola. Es de color verde con la piel recubierta de pequeñas escamas, sus patas son cortas y están provistas de cinco dedos que rematan en unas uñas largas y afiladas.

Dorsalmente presenta una cresta, más desarrollada en el macho que en la hembra y que se inicia en la cabeza y se extiende hasta la cola. El macho se diferencia de la hembra también por presentar una cresta gular y unos poros femorales más desarrollados.

Se reproduce por medio de huevos que deposita en un nido que excava en la tierra a una profundidad de 25 – 50 cm y de los cuales eclosionarán las crías luego de dos a tres meses de incubación.

¿Qué come la iguana?

La iguana es un reptil herbívoro. Aunque eventualmente puede ingerir insectos. La alimentación de la iguana se basa principalmente en hojas y brotes tiernos, pero también pueden consumir flores y frutos.

Aunque siempre es herbívora, la alimentación de la iguana varía con la edad. Las más jóvenes tienen preferencia por brotes tiernos, los cuales contienen menor cantidad de lignina. La alimentación de la iguana joven, por su parte, se basa en hojas con alto contenido de proteínas, mientras que las adultas consumen todo tipo de hojas, incluyendo las lignificadas.

El consumo de frutas por parte de la iguana se hace más frecuente para la época de cría, porque suministra mayor cantidad de energía. Por su parte, algunas plantas no son ingeridas por la iguana debido a que producen sustancias perjudiciales para ella.

En libertad, la alimentación de la iguana puede basarse en más de 30 especies de plantas distintas, en Panamá algunas de las plantas preferidas de la iguana pertenecen al género Ipomoea, así como la ciruela silvestre y la Ceiba.

En cautiverio se recomienda no alimentar a las iguanas con carnes rojas ni blancas, frutas cítricas, ajo, cebolla, guisantes, judías, frijoles ni coliflor, pues son alimentos que pueden causarle trastornos de salud. En cambio, la alimentación de la iguana en cautiverio debe ser rica en frutas como manzana, banana, higos, calabaza. También se le puede suministrar zanahoria, acelgas, tomate, entre otros alimentos de origen vegetal.

La iguana debe comer varias veces al día. En cautiverio es recomendable que la alimentación de la iguana sea ad libitum, es decir, hasta saciarse, sabrás cuando ha alcanzado ese límite cuando comience a dejar alimento sin ingerir.

Alimentación de la iguana: Sistema digestivo

Boca

La boca de la iguana está armada con numerosos dientes, incluso pueden llegar a 120 dientes, estos dientes son cortos, delgados y afilados que se implantan en el margen interno de las mandíbulas y pueden mudarse varias veces. Estos dientes son útiles para cortar las plantas, pero no para macerarlas.

La lengua es bífida en la porción más distal y es empleada para ayudar a tragar el alimento.

La participación de las glándulas salivales es muy poca en la alimentación de la iguana, pues no secretan enzimas digestivas, y solo ayudan a lubricar el alimento para su tránsito por el tracto gastrointestinal.

Adicionalmente, en el paladar de la iguana se encuentra el órgano vomeronasal u órgano de Jacobson, el cual es empleado como un órgano sensorial secundario que capta olores débiles, incluyendo los de las feromonas.

Faringe

La faringe tiene forma tubular, es corta y comunica la boca con el esófago de la iguana.

Esófago

Se inicia inmediatamente después de la faringe y viaja dorsalmente hacia atrás hasta unirse al estómago, ubicado al mismo nivel del hígado. Sus paredes presentan pliegues longitudinales no ramificados que le permiten expandirse considerablemente para contener una cantidad abundante de comida durante la alimentación de la iguana.

El esófago de la iguana tiene función glandular, secretando moco para lubricar la comida y facilitar su tránsito hacia el estómago, que es ayudado también por contracciones peristálticas de sus paredes.

Estómago

Macroscópicamente, el estómago de la iguana tiene forma de “U”, con una porción descendente que se continúa al esófago y se encuentra por encima y a la izquierda del intestino delgado, mientras que la ascendente se encuentra por debajo y a la derecha del mismo. Sus paredes internas presentan pliegues.

En el estómago se inicia la hidrólisis ácida y enzimática de los alimentos en el proceso de alimentación de la iguana, gracias a la secreción de ácido clorhídrico y enzimas digestivas por las paredes del mismo. En esta parte del tracto digestivo también ocurre digestión mecánica de los alimentos gracias a contracciones peristálticas.

El estómago se estrecha distalmente en la porción ascendente para dar origen al antro pilórico.

Intestino delgado

El intestino delgado de la iguana se inicia en el bulbo duodenal, que posteriormente se hace más estrecho para convertirse en el duodeno propiamente dicho. El yeyuno da muchos giros antes de continuarse con el íleon.

En el intestino delgado de la iguana se absorbe agua y varios minerales, en esta zona también se recogen las secreciones del hígado y del páncreas, que neutralizan los ácidos contenidos en el alimento proveniente del estómago y se continúa con la digestión de los alimentos.

Intestino grueso

Está separado del intestino delgado por medio de la válvula ileocólica. Está dividido en dos cámaras, la primera de las cuales recibe el nombre de ciego y la segunda colon o intestino grueso propiamente dicho. En el colon están presentes una serie de válvulas semilunares.

El colon se estrecha distalmente y presenta una porción descendente proximal, una ascendente y una descendente distal, que desemboca en una cloaca.

Cloaca

En la cloaca se reciben las heces provenientes de la alimentación de la iguana así como los productos de desecho metabólicos nitrogenados y los productos sexuales, para salir todos por un poro cloacal común.

Glándulas accesorias

El hígado y el páncreas producen sales biliares y enzimas digestivas, que son liberadas en el tracto gastrointestinal a nivel del intestino delgado y que participan en la digestión de los alimentos. La vesícula biliar está presente.

Referencias

D., Smithd, H., Dobsond, & E., Spence (2001). Gastrointestinal studies in the green iguana: Technique and reference values. Veterinary radiology and ultrasound 42(6):515-520.

– K., Troyer (1984). Diet selection and digestion in Iguana iguana: the importance of age and nutrient requirements. Oecologia 61: 201-207.

– Iguana Digestive System. En Our Reptile Forum. Tomado de ourreptileforum.com

– M., Kaplan (2014). A very brief overview of digestion ingreen iguanas and other herbivorouslizard species. En Melissa Kaplan’s Herp Care Collection. Tomado de anapsid.org

– N., Mora (2013). Estrategias digestivas de la iguana verde (Iguana iguana L.) frente a dietas con diferente calidad nutricional. Tesis de Maestría. Universidad Veracruzana, Instituto de Neuroetología. 53 p.

Te sugiero este artículo relacionado con la alimentación del hipopótamo.