Portada » Reino animal » Alimentación de la foca, dieta alimenticia y digestión

Alimentación de la foca, dieta alimenticia y digestión

Alimentación de la foca
Mr.Grugnito (flickr.com)/CC BY-SA 2.0

La foca es un pinnípedo de la familia Phocidae, tiene un cuerpo hidrodinámico y fusiforme y está ampliamente distribuida en las áreas costeras de prácticamente todo el mundo. La alimentación de la foca es carnívora y se base principalmente en peces, pulpos y calamares, pero pueden alimentarse de gran variedad de organismos, incluyendo otros mamíferos.

¿Qué es una foca?

Con el nombre de foca se conocen a unas 19 especies distintas de animales de la familia Phocidae (focas verdaderas), así como algunos miembros de la familia Otariidae (falsas focas o focas caminantes).

Los representantes de ambas familias se diferencian porque las focas verdaderas carecen de pabellón auditivo y sus extremidades posteriores no son aptas para caminar en tierra, por estar dirigidas hacia atrás, mientras que los otáridos tienen orejas y miembros posteriores dirigidos hacia adelante que les permiten desplazarse en tierra.

La foca pertenece al orden Carnivora y a la superfamilia Pinnipedia. Todos los miembros de esta superfamilia están altamente especializados para la vida en el ambiente marino, donde pasan la mayor parte de su vida, saliendo a tierra solo para descansar y para reproducirse.

¿Qué comen las focas?

Las focas son organismos carnívoros altamente especializados, sus dientes son afilados y tricúspides para asir mejor a sus presas e impedir que se escapen de sus fauces. La alimentación de la foca se basa principalmente en peces, calamares y pulpos, aunque también pueden incluir crustáceos y otros mamíferos.

Una foca puede comer hasta cerca del 4% del equivalente de su peso diariamente. Las especies presa van a variar dependiendo de la especie de foca, de la localidad donde habite y de la disponibilidad de especies. Por ejemplo, la foca de puerto del Pacífico se alimenta de salmones y lampreas eventualmente, cuando están realizando sus migraciones reproductivas.

La foca común, por su parte, puede alimentarse de al menos 26 especies de peces distintas, así como de pulpos y calamares. En algunas localidades de Canadá, por ejemplo, los salmónidos son parte importante de la alimentación de la foca, sin embargo, en otras localidades del mismo país, participan menos de la dieta del pinnípedo, por estar menos disponibles en el medio.

La alimentación de la foca monje, por su parte, incluye presas como la lubina, el pulpo común y en ocasiones langostas, existiendo grandes variaciones en la elección de la presa por parte del depredador.

La alimentación de la foca durante su primera etapa de vida se basa en la lactancia materna, la cual puede durar unas semanas y, dependiendo de la especie, la hembra no se alimentará mientras dure la lactancia, o alternará periodos de ayuno con periodos de alimentación. En este último caso, la leche es muy rica en grasas para proveer a la cría de suficiente energía para que resista hasta el próximo periodo de alimentación.

¿Focas caníbales?

El canibalismo entre focas aparentemente es un fenómeno más frecuente de lo que se creía hasta hace pocos años, pues cada vez son más frecuentes los reportes de este tipo de actividad.

Algunos autores sugieren que cuando la alimentación de la foca no es adecuada, esta debe recurrir a cazar a los miembros de su especie para suplir sus requerimientos energéticos, pero otros creen que el canibalismo entre focas no es con fines de alimentación sino que debe tener otras causas pues las presas no son completamente ingeridas, ni los restos son defendidos de otros depredadores y carroñeros.

¿Dónde comen las focas?

La mayoría de las especies de focas son netamente marinas, otras sin embargo pueden penetrar en estuarios en busca de alimento, mientras que la nerpa o foca del lago Baikal (Rusia) y la foca anillada de Saimaa (Finlandia) son las únicas especies de focas que transcurren su vida acuática en agua dulce.

Algunas focas presentan fidelidad al lugar de alimentación, mientras que otras pueden desplazarse en diferentes direcciones para capturar sus presas. Los mecanismos de alimentación de la foca incluyen inmersiones de hasta más de 100 metros en algunas especies, en busca de peces y otras presas.

Se sabe de focas que cazan solas, mientras que otras, como la foca de Groenlandia, pueden reunirse en manadas que pueden variar en tamaño desde unas pocas decenas hasta cientos de ellas, no solo para cazar sino también para desplazarse.

Las presas de menor tamaño son ingeridas enteras, mientras que las más grandes son despedazadas antes de ser ingeridas. Las focas no toman agua, sino que obtienen el agua que necesitan de sus alimentos o, de ser necesario, de su grasa corporal.

¿Y quién se las come a ellas?

Los principales depredadores de las focas son las orcas y los tiburones, sin embargo tienen muchos otros enemigos, como el oso blanco y el mismo ser humano.

Algunas poblaciones humanas se alimentan regular o eventualmente de focas, sin embargo el hombre representa el peor enemigo de las focas, no por su carne sino por su piel, y por la contaminación y destrucción de su hábitat.

Sistema digestivo y alimentación de la foca

Existen pocos estudios acerca de la anatomía y la fisiología del aparato digestivo de la foca, el cual se asemeja al del perro, su pariente lejano.

Boca

La boca de la foca está provista de una dentición completa que consta de 3 y 2 pares de incisivos en las mandíbulas superior e inferior, respectivamente y 1, 4 y 1 pares de carnívoros, premolares y molares en ambas mandíbulas (fórmula dentaria: I3/2, C1/1, P4/4, M1/1).

El nivel de desarrollo de las glándulas salivales puede variar con las especies, pero por lo general son poco desarrolladas y carecen de amilasa salival, por lo cual su principal función pareciera ser lubricar la porción inicial del tubo digestivo para facilitar la alimentación de la foca. La lengua es bífida en su porción más distal.

Faringe

Se continúa a la cavidad bucal y conduce el alimento al esófago.

Esófago

Tiene forma de embudo, con su parte proximal más ancha, angostándose hacia el estómago, pero con paredes musculares más fuertes hacia esa zona. Presenta pliegues de distinto tamaño en su superficie interna que permiten que su volumen interno se haga mayor durante la alimentación de la foca.

Estómago

La foca posee un estómago simple, en forma de J, con un volumen que varía entre especies y con la edad, se comunica con el esófago por medio del orificio cardíaco, y con el intestino por el orificio pilórico. En el estómago se pueden identificar cuatro zonas, la cardíaca, la fúndica, la propiogástrica y la pilórica.

Algunas especies de focas pueden presentar divertículos en las paredes del estómago, los cuales pueden variar en número y tamaño.

Intestino

A pesar que la alimentación de la foca es carnívora, presenta un intestino muy largo, lo cual es una característica inusual entre los carnívoros. El intestino delgado es más de 10 veces más largo que grueso. No existe consenso entre los investigadores acerca de la causa de tal desarrollo del intestino de estos organismos.

Glándulas accesorias

Aparte de las glándulas salivales, tratadas en el aparte de la boca, las otras glándulas accesorias del sistema digestivo están representadas por el hígado y el páncreas, que secretan enzimas y otras sustancias que coadyuvan en el proceso de alimentación de la foca.

Referencias

– G.D., Goodman-Lowe, S., Atkinson & J.R., Carpenter (2001). Gross anatomy of the digestive tract of the Hawaian monk seal, Monachus schauinslandi. Pacific Science, 55(4): 399-407.

– M.C., García & F.R., Elorriaga (2019). Los pinnípedos: carnívoros acuáticos altamente especializados. Ciencia, 70(3): 72-81.

– K., Luxa & A., Acevedo-Gutiérrez (2013). Food habits of harbor seals (Phoca vitulina) in two estuaries in the Central Salish Sea. Aquatic Mammals, 39(1): 10-22.

– K., Kubota & H., Horiuchi (1963). Anatomical studies on the salivary gland of the fur seal. Journal of Mammalogy, 44(3): 349-364.

– A., van Neera, S., Grossa, T., Kesselringa, P., Wohlseinb, E., Leitzenb & U., Sieberta (2019). Behavioural and pathological insights into a case of active cannibalism by a grey seal (Halichoerus grypus) on Helgoland, Germany. Journal of Sea Research 148–149 (2019) 12–16.

Te recomiendo que también leas este tema: Qué comen las ballenas