Portada » Otros organismos » Nutrición de los protozoos, tipos de alimentación

Nutrición de los protozoos, tipos de alimentación

Resumen o esquema sobre la nutrición de los protozoos

Los protozoos son organismos unicelulares eucariontes que poseen una compleja organización celular y, en algunos casos, pueden formar colonias con individuos altamente especializados para una función específica. La nutrición de los protozoos puede ser tanto heterotrófica como autotrófica facultativa.

Los protozoos están organizados en diversos grupos (Phylum), y la mayoría de ellos son heterótrofos aerobios, aunque algunos grupos de parásitos intestinales son heterótrofos anaeróbicos. En los protozoos existen diversos mecanismos para absorber los alimentos. Algunos organismos son capaces de captar los nutrientes mediante difusión simple, mientras que otros utilizan estructuras especiales en la membrana celular para la entrada del alimento o lo capturan mediante vacuolas en procesos de fagocitosis.

Muchos de estos organismos dependen de otros seres vivos para sobrevivir, es decir, la nutrición de los protozoos depende en muchos casos de la interacción simbionte, comensalista o parásita con otros organismos como plantas y animales. Algunas especies de protozoos parásitos son los causantes de las enfermedades más relevantes en los seres humanos y las mascotas.

Tipos de nutrición de los protozoos

El modo de nutrición de los protozoos es muy variable y en muchos casos son oportunistas, por lo cual resulta difícil establecer grupos y subgrupos de estos organismos basándose en sus características nutricionales. El tipo de nutrición más utilizado por estos organismos es la heterotrofia, es decir, que pueden ingerir los alimentos de forma soluble o en forma de partículas. La nutrición de los protozoos heterótrofos varía en organismos holozoicos y fagotrófos que absorben su alimento en forma de partículas, y organismos saprozoicos y osmótrofos que ingieren alimento soluble. Por otro lado, los protozoos autótrofos emplean la energía solar para sintetizar componentes orgánicos, de manera que son también conocidos como fotótrofos.

Los tipos de nutrición de los protozoos son mucho más evidentes en organismos que forman colonias, ya que en los organismos unicelulares resulta difícil distinguir qué modo de alimentación emplean en mayor proporción, ya que muy pocos emplean un tipo de nutrición exclusiva.

Nutrición de los protozoos autótrofos

Los protozoos autótrofos que contienen clorofila, emplean la luz solar para producir las moléculas orgánicas necesarias para algunos procedimientos metabólicos, pero además presentan frecuentemente otros tipos de nutrición, pudiendo ser fagótrofos y osmótrofos. Muchas especies del Phylum Euglenozoa contienen gran cantidad de clorofila y son principalmente fotótrofos, no obstante, estos organismos presentan una capacidad nutricional muy variable. Aunque algunos grupos de protozoos son fotótrofos, requieren de igual manera una determinada cantidad de moléculas orgánicas preformadas y, en algunos casos, si estos organismos permanecen mucho tiempo en la oscuridad pueden perder sus cloroplastos y convertirse en osmótrofos o fagótrofos permanentes.

Nutrición de los protozoos holozoicos o fagótrofos

Los protozoos holozoicos se alimentan principalmente mediante el proceso de fagocitosis. En la nutrición de los protozoos fagótrofos, las moléculas a ser ingeridas, que son generalmente proteínas y azúcares, son reconocidas por proteínas receptoras de la membrana celular que activan el mecanismo de extensión de los seudópodos. Estas estructuras rodean y engullen las partículas de alimentos y las encierran en vesículas que quedan dentro del citoplasma celular y se denominan fagosomas.

Las vacuolas digestivas son fagosomas fusionados con los lisosomas que aportan enzimas digestivas para degradar las partículas. Una vez que las partículas son digeridas, quedan disponibles las moléculas orgánicas esenciales en las actividades celulares.

Algunos protozoos como las amebas y otros pertenecientes al subphylum Sarcodina, pueden llevar a cabo la fagocitosis en cualquier lugar de la membrana celular, y en el caso de las amebas que presentan una cubierta exterior, presentan además, una apertura especial por la cual salen los seudópodos y capturan las partículas. Por otro lado, la nutrición de los protozoos ciliados, flagelados y apicomplejos, ocurre a través de una estructura definida en la membrana, conocida generalmente como citostoma.

Nutrición de los protozoos saprozoicos y osmótrofos

Los protozoos saprozoicos y osmótrofos ingieren alimento soluble que absorben a partir del medio en el que viven. Estos organismos se encuentran estrechamente asociados a ambientes acuosos. La nutrición de los protozoos saprozoicos puede ocurrir a partir del proceso de pinocitosis o por transporte de solutos a través de la membrana celular. Este último proceso puede ser por difusión, transporte facilitado o transporte activo. La difusión simple de solutos ocurre solamente en algunas especies de protozoos endosimbióticos.

En otros protozoos, algunas moléculas como aminoácidos y azúcares pueden ser absorbidos mediante difusión facilitada y transporte activo. Estos mecanismos solo son válidos para moléculas de pequeño tamaño. En la difusión facilitada, las moléculas entran a través de receptores proteicos encontrados en la membrana celular y sigue un gradiente de concentración, mientras que en el transporte activo, los nutrientes entran en contra del gradiente de concentración, por lo que requiere un gasto energético para transportar las moléculas a través de la membrana.

La nutrición de los protozoos a través de la pinocitosis permite la entrada de solutos disueltos en medio acuoso mediante la formación de vesículas, de una forma parecida a la fagocitosis. Este mecanismo podría considerarse como la acción de “beber” en los protozoos. La membrana citoplasmática se extiende alrededor de la sustancia a ser absorbida y la encierra formando una vesícula pinocítica que entra en contacto con el citoplasma y se vuelve parte del mismo, al separarse de la membrana celular.

Protozoos de importancia médica para los humanos

Aunque la mayoría de protozoos son de vida libre, existen algunos grupos que requieren de la existencia de otros seres vivos para sobrevivir. Muchos viven como comensales y mutualistas en el tracto digestivo de invertebrados como moluscos y artrópodos y en algunos mamíferos rumiantes como el ganado vacuno, se encuentran protozoos en el rumen de estos animales, que se asocian con bacterias para llevar a cabo el proceso de fermentación de los nutrientes. Por otro lado, existen un variado grupo de protozoos que parasitan a otros seres vivos como plantas y animales.

La nutrición de los protozoos parásitos consiste en la invasión de las células de sus hospederos y el secuestro de nutrientes desde su citoplasma. Algunas de las enfermedades de mayor relevancia para los seres humanos, como la amibiasis, giardiasis, mal de Chagas y malaria son ocasionadas por protozoos de diferentes grupos. En la amibiasis y giardiasis, los protozoos invaden células de la mucosa intestinal y causan diarrea, disentería, úlceras, desnutrición y otros síntomas que pueden ser fatales.

La malaria es causada por el protozoo Plasmodium vivax de la clase Coccidia. Este protozoo es transmitido por mosquitos del género Anopheles, e invaden células hepáticas y sanguíneas. El mal de Chagas es causado por Trypanosoma cruzi, que invade y se alimenta de células de diversos tejidos como del sistema nervioso, sistema circulatorio y sistema digestivo. Otros protozoos, como Leishmania spp. son capaces de invadir células del tejido cutáneo provocando úlceras en la piel. El estudio de la nutrición de los protozoos parásitos resulta muy importante y útil para el desarrollo de estrategias y métodos que combatan la difusión y enfermedades causadas por estos organismos.

También puede interesarte: Alimentación de los seres vivos

Referencias

  1. Hickman, C. P., Roberts, L. S., Keen, S. L., Larson, A., I’Anson, H. & Eisenhour, D. J. (2008). Integrated Principles of Zoology, Fourteenth Edition. McGraw-Hill Higher Education.
  2. Miller, S. A., & Harley, J. B. (2001). Miller.Harley: Zoology, Fifth Edition. McGraw-Hill Education.
  3. Mora-Brautigan, I. (1972). Nutrición Animal. EUNED. https://books.google.co.ve/books?id=_K5VL2Z5aQwC&hl=es&source=gbs_navlinks_s.
  4. Tortora, G. J., Funke, B. R., & Case, C. L. (2007). Introducción a la microbiología. Ed. Médica Panamericana. https://books.google.co.ve/books?id=Nxb3iETuwpIC&pg=PA362&dq=nutricion+de+los+protozoos&hl=es-419&sa=X&ved=2ahUKEwjp1-PB_OLtAhWhwFkKHRmSBw8Q6AEwAHoECAYQAg#v=onepage&q=nutricion%20de%20los%20protozoos&f=false.